domingo, 29 de noviembre de 2009

Concentración de Cantabria

Los dias 28 y 29 de noviembre tuvimos la cita de la IV. Concentración de los rios Asón y Gandará.
Por desgracia no hubo agua y el sábado hicimos un descenso popular por el tramo comercial del Asón.



Salvad a Willy, perdón los SALMONES, los mejores amigos de los kayakistas
VEDA YA

los guardianes del Asón

Como sabeis no se puede bajar rios legalmente en Cantabria, asi la concentración fue revindicativa para hacernos oir.
El Domingo se celebró la copa extrema por el tramo del salto del Oso, pero con un caudal muy escaso.
la presa

kayak rioja entrenando

Javi de canoason.com

Para terminar la concentarción hubo un sorteo de material y comimos un buen cocido.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Cursillo

El fin de semana dimos un cursillo de aguas bravas light. Elegimos el tramo fácil del río Sor. Es un sitio bueno para el aprendizaje.
Llegando en el embarque nos esperaban "autoridades del río, medio ambiente y sus jefes con sus coches "ecologicos" de gama alta.
¿"Que vais hacer"? preguntó la policia mental. Intercambio de argumentos etc.
Al final fuimos al bar haciendo tiempo, sabiendo que las autoridades no iban a perder su cita con el restaurante a la hora de comer.
Con algo de retraso y con un caudal algo bajito podimos al fin disfrutar del río con los novatos.


video

"SPAIN IS DIFERENT"


Los de Foz en el cursillo

El Domingo me quedaba para hacer el Alto Belelle, pero no llovió y el río no tenia caudal suficiente. Fuimos a reconocer el Mera, con poca agua y mucha piedra.
Cross peleando con la linea

Celso en las rampas del Mera

Poco más se puede contar, llueve poco en el norte y a ver si hay agua para la concentración de Cantabria el fin de semana que viene.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

¿Que río es?

Quien no ha oido hablar del mitico río de Asturias. La presa de Poncebos esta fuera del parque y un posible sitio para el embarque. Hasta Cabrales hay 5 km. de clase III-IV.

Con mucha agua hay dos pasos con con fuertes rebufos. Entonces es un placer de remar.
La presa de Poncebos desvia buena cantidad de agua por un canal hasta Cabrales.
Desde Cabrales hay otros 13 km. más de clase III-IV hasta Mier.

Se navega a vista. Con mucha agua cuidado con un puente de hormigon bajito. Además hay un paso peligroso, que se puede portear por la izquierda (senda pescadores, menos mal).


El paisaje es impresionante. Nota para mis queridos seguidores de los clubes de pesca de Asturias. El descenso fue virtual, a través de
http://secondlife.com/ se puede reservar bajadas virtuales en raft y kayak.



domingo, 15 de noviembre de 2009

Paleando en Galicia

Como la semana anterior..."para las asociaciones de pesca asturianas: Este relato es pura ficción, los personajes son inventados, las ilustraciones montajes informáticos y cualquier similitud con la realidad pura coincidencia. " Jawoll
sin palabras

La franquicia galega de Ondabrava nos lió para bajar el Landro con mucha agua. Llegando ahí vemos que el agua se habia filtrado por algún sitio.
Así decidimos dar al recorrido clásico de Xerdiz a Gromedoiro.
Este tramo tuvimos que abondonar hace 7 meses, debido a una crecida rapido del caudal con troncos caidos por todos los partes (Klaus).
rampitas sin troncos

Pués los troncos siguen ahí y hay que tener cuidado. Y lo peor fuerón unas obras nuevos en la antigua mini-central. Parece que van ampliar el canal del desvio de agua, para jodernos un río clásico de nuestro portafolio.
salida - S

Al final tuvimos un descenso sin incidencias. Algo agobiado por la falta de agua y las nuevas obras vistas.
entrada - S
más - S

Paso salto 90º

desde arriba 90º

Paso anterior de la Marmita

buscando angulos

Celso en "La Marmita"
El paso de la Marmita siempre sorprende, incluso con poca agua salen "Mistery Moves" con los creekers. José Miguel hizo una altisima puntuación en su manga de bajada.
antes del mistery move

final feliz

team pesca SOCALA de Luarca alias Ondabrava
Muy pronto palenado en el río Car(i)es. O la busqueda del sálmon perdido.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Nuevo First Descent para la saca

Nota para las asociaciones de pesca asturianas: Este relato es pura ficción, los personajes son inventados, las ilustraciones montajes informáticos y cualquier similitud con la realidad pura coincidencia.

Lo del first descent, es relativo ya que el río lo “abrieron” nuestros amigos José y Juan. Digo relativo porque hicieron 15 Km pero nadaron en la entrada de la zona interesante recuperando las piraguas al final de la misma.

El sábado, nos juntamos los Freire Brothers y el autor para en principio o bien bajar el Landro o el Sor. Pero a Pepe no le hacía gracia este último río y tras barajar opciones decidimos “reabrir” el Mera, río que desciende por la vertiente occidental de la Serra da Faladoira.

A pesar que ambos hermanos conocían la zona, tuvimos que dar unas cuantas vueltas hasta localizar el desembarque. Nos cambiamos, hicimos la Navette y al ajo.

El río comienza con una serie de rapidillos de clase dos por los cuales avanzamos cómodamente, debido a un nivel aceptable de agua, hasta el primer remanso, formado por una presa rota de una antigua minicentral, que marca la primera ruptura formada por una bonita rampa en curva y porteo debido a un árbol que atraviesa el río (lástima de no tener una sierra).

A partir de aquí el río acentúa un poco el desnivel hasta clase III, llegando a una zona marcada por paredes más verticales. Tocó desembarcar y explorar desde tierra. Ante nuestros ojos se presenta una garganta “deportiva” formada por una primera ruptura en forma de talud diagonal, seguida de una “llorona” que marca la entrada a la rampa final. La continuidad de los tres pasos y la obligatoriedad de anticipar las trazadas sube la graduación del paso a un IV ( incluso IV+).

Me tocó a mí, hacer de sonda. Tras saltar la llorona se me giró la piragua pero conseguí corregir trayectoria para finalizar el paso sin mayores contratiempos. Celso lo hizo de cine, sin embargo su hermano, sufrió una “trincada de canto” tras saltar la piedra y acabó explorando el fondo del río. Por fortuna salió solamente magullado en el amor propio.

El descanso que proporciona el escaso remanso en el cual recuperamos el material de Pepe, marca la antesala a la siguiente ruptura. La exploración por la orilla, la cual nos lleva hasta la minicentral derruida (ojo con los restos ya que el derrumbe total es inminente) nos muestra una rampa precedido de una ola y seguido de un bonito rápido con varios rulillos.

Me vuelve a tocar a mí el hacer de sonda. El rulo de entrada exige palear fuerte para no perder la trayectoria. Yo lo franqueo sin contratiempos pero Celso acabó finalizando el paso por una pequeña hucha aunque sin mayores problemas.

Personalmente pensaba que lo interesante se había acabado e incluso barajaba el volver a darle a la garganta, pero unas cuantas paladas me demostraron que quedaba aun mucho río que disfrutar. Un desnivel continuo de rápidos de clase III/III+ nos brindaron una navegación alegre y divertida. La continuidad del río es tal que nos obligó a parar en ciertas ocasiones para explorar ciertas curvas en las cuales no podíamos vislumbrar el fin del rápido.

Tras una de esas curvas se observa que las orillas caen acentuando el desnivel. Toca parar a mirar para descubrir una ruptura que nos presenta un “semi-salto” acompañado de un fuerte colchón en curva y un feo drosage socavado en la salida. Un tronco en la entrada aun complica más el paso (grado V). La tipología del paso recuerda al “Portugués” del Deza clásico, pero en grande. Tras mirarlo un rato decidimos portearlo, dicha tarea casi que tiene la misma dificultad que el paso y nos llevó su tiempo. Supongo que en cuanto venga José Miguel a este río nos mostrará una de sus trayectorias “imposibles” y caerá el paso.

El río sigue manteniendo el carácter anterior pero perdiendo desnivel paulatinamente hasta llegar a una presa artificial con un fuerte rebufo. La saltamos por el extremo izquierdo y proseguimos nuestro camino ya por rapidillos sin importancia salteados de remansos cada vez más frecuentes hasta el desembarque.

Los tres salimos encantados con el río. Realmente es altamente navegable con un cauce ancho y una capacidad de aguantar mucha agua. Un paisaje hermoso formado por fauna y flora habitual del bosque atlántico acompaña el descenso y el agua sin llegar a ser cristalina está limpia tanto de olores como de espumas.

Queda ahora, trabajar sobre los mapas para recortar el último kilómetro del recorrido ya que no presenta interés, pulir la ruta de la Navette y limpiar alguna que otra rama del río para que este tramo se convierta en un clásico de nuestros descensos.

Un saludo a todos

Fdo.: Anxo

Fotos Pepe (pilló mi cámara y no me la devolvió hasta el final del descenso, jeje)